martes, 2 de julio de 2013

Fotografía desde el éxtasis


Árida, salitrosa y extremadamente dulce. Jugosa como una tuna. Ocultas tus secretos como un monte: se te puede contemplar, y adentrarse en tí es maravilloso, presumo que sos una Salamanca, un ángel y súpay al mismo tiempo.


Alimentado con tu savia, con tus frutos. Anoto lo que voy viendo en mi cuaderno: tierra, luna y más, más distorsión y melodía, más ternura y más crudeza. Respiro, el aire no me alcanza, tengo tu recuerdo y tu imagen, tu realidad en ciento veinte minutos.



*La imagen ha sido tomada de internet.

2 comentarios:

María dijo...

igues jugando con los elementos escriba.
Saludos.

mauricio rey dijo...

Y escribiendo con ellos, y viendo ésto que sale a la palestra.
Besos y gracias por tu lectura.