lunes, 13 de mayo de 2013

Cuaderno de una historia


Desperté, ví la luz del sol por la ventana. Hasta ayer eras un sueño, eras tan huidiza, y ahora; ahora estás en la pantalla, sonries, lloras, te acuerdas de un amor  en Santiago. Una tarde de enero, cerca del Parque Aguirre, bajo la sombra de un eucaliptus...

...decías palabras dulces, yo te abrazaba e ignoraba que un día brillarías para miles de ojos, que miles de bocas y otros tantos ríos de tinta dedicarían un espacio para vos. Yo tengo presente tu mirada , las luces y sombras que te rodean, tu aire, el perfume y la naturalidad que te hace ser : Inteligente, linda, dueña de un tesoro, y la mujer más simple de todas. La diva, la chica que se marchó a Buenos Aires, esa misma que hoy engalana la repisa con la revista que compré.



*La foto ha sido tomada de internet.







8 comentarios:

María dijo...

La mayoría de las veces no se tiene la oportunidad de conocer personalmente a la diva.
Si fuera hombre creo que susurraria eso y más al oído de Claudia Cardinale.
Besos trans-Atlánticos escriba.

mauricio rey dijo...

Tuve la oportunidad de decirle a Claudia Cardinale lo que pienso en éste escrito.
Gracias por leerme.
Besos transatlánticos para tí Maria.

María dijo...

¿Algún día me contarás su respuesta? ... sin ánimo de cotilleo.
Besos.

mauricio rey dijo...

Me ha dicho que está encantada de ser musa de éste escrito,mejor paga imposible para mí.Me lo susurró y me estremecí,estoy vivo.
Besos(hiper)transatlánticos.

Martín Bunge dijo...

Muy bueno

Martín Bunge dijo...

me gusta

Martín Bunge dijo...

A veces uno busca y no encuentra. Otras, surge tan de pronto que no sabemos qué hacer. Pero siempre hay que tener la esperanza. El amor llega siempre y nunca tarde

mauricio rey dijo...

Gracias Martín por llegarte al blog.
El amor nos sorprende.
Gran abrazo para vos.