lunes, 1 de julio de 2013

Al ritmo (del corazón oirás)

En la inmediatez, en el ruido te escribo, te describo el paisaje: calle mojada, plaza cercada, árboles como guardianes incólumes. Escena de una vida real o de una que nos inventamos, de eso que preferimos no decir por miedo a los designios del cielo; como si nos importara,ésta tierra es un edén o un infierno según se vea.

Ya dudo si existes, me parece estar hablando solo.Pero ahora sí...¡estás! frente a mí, con tus ojos, con  tus poemas, con tus modos, tus cosas. Nombre real resultas tener, nombre de algo querido, veneno y remedio, lo fundamental y un tiempo bellamente perdido.



*La foto ha sido tomada de internet.

2 comentarios:

María dijo...

Dicen que las musas existen; que provocan, incitan y consiguen que lo irreal sea cierto ... como la verdad.
Tendré que invocar a Sean Connery (mi muso particular) para que me inspire hummm
Un abrazo escriba.

mauricio rey dijo...

Mil gracias por tu comentario.
Pues parece que sí, que las musas me recorren, que están conmigo.
Un beso enooorme.

Gracias por tu lectura y comentario.

Mauricio