lunes, 8 de abril de 2013

El diario de Cain

III

¿Hoy?

Muchas veces me pregunté acerca del tiempo. Su paso es implacable, aunque nos esforcemos, él siempre va delante. Desde la eliminación de mi hermano he tardado bastante en comprender el por qué de mi actuar. He hilvanado los hechos y sus recovecos, volver atrás no puedo porque Abel ya está muerto.

Mi condición de inmortal me hizo ver el proceder de mis congéneres, llegar a la conclusión de que el hombre actua erroneamente, llegando incluso al goce de cometer una falta. Pensarás que estoy contradiciéndome, anteriormente dije que hacemos las cosas equivocándonos, siendo pecadores, quitándole entonces su condición de ser pensante; única particularidad que lo distinguiría del resto de la creación. El hombre es según el cristal con que se lo mire, podrían decirse mil cosas, pero no tengo interés en ello. Sólo me importa que conozcas mis ideas, que ahora entiendo cabalmente al poeta cuando afirma: "Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera.Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea,porque si entre ellos se pelean los devoran los de ajuera"(1).
Establecer y mantener ese vínculo, que puede ser o no sanguíneo, eso es lo importante. Disfrutar cada momento con el otro que es tan cercano, abrirle el alma, reír y llorar juntos. Éste diario es para eso y más.

Saludos.


(1) Martin Fierro. Canto XXII(Segunda parte).

José Hernandez

2 comentarios:

María dijo...

Hoy estoy nostálgica; mañana regreso y te hablo.
Buenas noches escriba, te dejo mi sonrisa.

mauricio rey dijo...

¡Gracias por llegarte María!
Besos.