domingo, 14 de octubre de 2012

Un lugar en la memoria

Hay dias en que me siento muerto, miro cielos grises, paredes gastadas, lápidas, cruces, pero vos no estás; o si estás te vuelves efímera.
Llega éste mes y te extraño, pienso que no debería darme un golpe tan certero, debería haberte tomado de la mano, regalado una rosa, darte un beso. En definitiva, actuar como un soldado y no como un mercenario, en ese punto coincido con vos, por lo demás, no hay nada en común.
Vos en el mundo sos una profesional, sos una fruta deliciosa, yo aqui soy parte de la nada; ocupo sí un lugar en la memoria de algunas personas, eso lo tengo presente.
Uno de estos dias te visitaré para recordarte que te llegará el cobrador: Un accidente de tránsito, una conexión eléctrica mal hecha servirán para que dejes de ser y seas lo que sos: Huesos...

2 comentarios:

María dijo...

Escrito en la tumba de mi hijo está ... "hay dos legados que podemos dejar a nuestros hijos: Raíces y Alas"
Hay que pretender no ser la prisión o el esclavo de nadie
Precioso escriba.

mauricio rey dijo...

¡Gracias Maria!
Siempre tan clara tú.
¡Besos!