miércoles, 17 de octubre de 2012

Tomas

Salgo en mi moto, siento el aire.¡Vivo!
Luego todo esto tambien pasará, habrá dias en que estaremos desconectados, desafectados, exonerados de toda fuerza y volveremos a esas tardes de mate, radio y largos silencios en las charlas. Habrá que estar prevenidos para esas épocas.

La ciudad es un caos, no me gusta, será que el campo tiene, con todos sus avatares, esa cuota de tranquilidad que disfruto tanto. Las peatonales, la plaza, el acto de la muchachada oficialista que algo celebran. Me alejo, tomo la cámara y apunto:

* Rostros que van y vienen, preocupados, sonrientes.

* Artesanos que venden sus mercaderias.

* Lustrines charlando.

* Trapitos que esperan por los clientes, para lavarle el auto.

* Un inspector de tránsito.

Angustia mia que calmo con esto. Fumo y me prometo que será el último. Olvido el dia y espero paciente la noche.

2 comentarios:

María dijo...

Si en verdad fumas, cuidado, es malo para los pulmones
Un beso certero, como el camino que me trae a tus líneas.

mauricio rey dijo...

¡Gracias Maria por tu lectura y comentario!