sábado, 17 de noviembre de 2012

Un día en el Sur



Sábado, en Sumampa el dia está nublado, hay un viento sur, me siento a gusto con el clima. Me maravillo de la naturaleza, de la tranquilidad.
Espero vos estés bien en la ciudad, con tu trabajo, con tus afectos; espero no olvides los momentos compartidos. ¿Recuerdas? Estabas tan linda, el tiempo no existia, eramos tan livianos...

...el viento nos llevaba en todas las direcciones.

Sabor agridulce tu nombre, porque representa muchas cosas. ¡Ay! ¿Quién pudiera coronarse de victoria? ¿Quién pudiera el universo apretar en un puño? ¿Quién pudiera?

Se dirigen mis ojos a la cruz incrustada en la piedra allí en la sierra, a los miles de papeles en blanco con poemas nunca escritos, jamás editados, esos versos donde quieres y no quieres ser la musa.
Estoy yéndome, estoy mejor, abandono el paisaje, de nuevo la ruta, otra vez la vida que continua.




*La fotografia ha sido tomada de internet.

2 comentarios:

María dijo...

Los caminos del Señor son ... infinitos
No soy especialmente religiosa, pero veo todas las sendas hasta en un grano de arena
Besos querido escriba
Te sigo.

mauricio rey dijo...

¡Gracias por tu regreso María!
Todos los caminos,creo,nos llevan a la luz.
Saludos.