viernes, 3 de agosto de 2012

Esta noche

El silencio,
sólo yo y mi soledad,
que de a ratos se rasga vestiduras que nunca usa, que no tiene.

Estoy mirando el reloj,
en mi mano, en la pared la sombra talla palabras de idiomas perdidos
¡me rindo!

digo cosas,
mensajes que escucharás algún dia de estos,
cuando todo se calme y miremos la ciudad con ojos de libertad.


2 comentarios:

María dijo...

La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar
Estoy de acuerdo con Nietzsche
Un saludo querido escriba.

mauricio rey dijo...

Un fuerte abrazo nietzscheano Maria.