viernes, 8 de junio de 2012

Amanecer

El cielo desangra su rojo dolor
cuando el presagio de las horas
es una dulce expectativa cotidiana.
Los árboles muestran la faz ineludible
de su presencia resignada
emergiendo del nebuloso manto de la noche.
Un pájaro tempranero despliega su vuelo inaugural
mientras las sombras se retiran calladas
y nos llega desvelada la sonora claridad.
Las cosas van tomando formas definidas
y en el impreciso instante de la transición noche-dia
el aire se puebla de voces y trinos
elementos comunes que sedimentan destinos
entonces me embarga una indecible alegria
en esta repetida aventura de todos los dias.


Biografia(*)

Carlos Eduardo Figueroa, nació en Buenos Aires, pero santiagueño por elección de sus mayores y por vocación propia,pertenece a una familia de hondo arraigo.Se radica en nuestra provincia desde muy corta edad y realiza sus estudios primarios y secundarios en la Escuela Nacional de Comercio.Sus estudios universitarios los realiza en Buenos Aires y Tucumán, egresando como contador público en 1963.De 1963 a 1966 viaja por Europa,adquiriendo una rica experiencia que habria de influir decididamente en su producción poética, género literario que no abandonará nunca.
Comienza publicando su obra en la revista Jardinalia, del poeta Carlos Bruchman, en 1968, en los diarios El Liberal y La Hora, en la revista Meridiano y en los Cuadernos de Cultura de nuestra ciudad.Entre sus publicaciones colectivas su obra está registrada en Santiago Poesía 69, Santiago 7 poetas de 1972 y Antología de poetas santiagueños de 1978.Ha publicado los libros Diálogo secreto, Señales de dos mundos, Soles de la memoria, Dias sin regreso, La palabra encendida y Los rostros del tiempo, editado en el 2011.

(*) La siguiente biografia ha sido tomada de la revista cultural El punto y la coma ,mes de mayo de 2012.

2 comentarios:

María dijo...

Delicioso ... uhmmmmmm cuan agradable descubrir tesoros ocultos
Besos escriba.

mauricio rey dijo...

¡Gracias por tu lectura Maria! Un beso enorme.