martes, 1 de junio de 2010

Comentario sobre el error( Francisco Ruiz)

Éste mes se inaugura con el espacio "El otro". En éste caso, publicamos a un estimado autor de nuestro medio, de nuestra provincia de Santiago del Estero. He aqui con ustedes.
Saludos!





Comentario sobre el “error”

“Es el sujeto, no en su totalidad sino en su abertura”
(J. Lacan, 1955)

El músico argentino Fito Paez escribió para el diario LA NACION un artículo que tituló “La virtud del error” (*). Allí plantea, tal vez, una respuesta a estos tiempos de High School Music. Estas escuelas de música creen que es posible enseñar a alguien a ser un artista. Justamente lo que resalta Fito, refiriéndose a algunos músicos y cineastas, es aquello que no se enseña, o como él mismo lo dice, aquello no-civilizado: es esto y no otra cosa lo que distingue a un artista de otro. Pero eso no-civilizado es a la vez la virtud, porque es nada más y nada menos que el estilo mismo.

La cuestión del “error” siempre nos introduce a diversos temas relacionados con la psicología y con el psicoanálisis. Recordemos que los tcc (terapistas cognitivos- comportamentales) llaman “errores cognitivos” a las ideas irracionales. Para el psicoanálisis, en cambio, no interesa si es error o acierto lo que el sujeto habla. Lo que el paciente dice es verdad para él, es su verdad.

Es lo que plantea Jacques Alain Miller en Introducción al método psicoanalítico. No tratemos de encontrar objetivamente al sujeto: el sujeto es un error en las cuentas. Porque el sujeto mismo no es algo que se pueda contabilizar ni evaluar.

El Seminario V. Las formaciones del inconsciente, de J. Lacan muestra de principio a fin que es en la discontinuidad del discurso del paciente, en los lapsus, en el acto fallido donde se encuentra la vía por donde el analizante accede a un nuevo saber, a un saber sobre su inconsciente. Entonces esta cuestión del “error” en psicoanálisis nos lleva a lo mas particular de cada sujeto.

En lo no-civilizado del factor humano, entonces, encontramos aquello no-educable de cada sujeto, aquello que es el corazón de la obra de Freud: la pulsión. El artista transforma la pulsión en una obra de lenguaje, goza y disfruta con su arte, y eso no es enseñable. No es enseñable porque hay algo del goce que es de Uno, no es del Otro. Es un punto de separación del Otro ya que el estilo es algo que nos diferencia del resto del mundo.

Para el psicoanálisis el hecho artístico, al ser creatividad y fundamentalmente invención (contrario a la repetición), es elaboración por parte del sujeto de la dimensión pulsional. Invención que saca al sujeto de la angustia. Le da una salida.

Por eso Luis Alberto Spinetta tuvo que decir alguna vez lo siguiente: “si no canto lo que siento, me voy a morir por dentro”.

* El artículo “La virtud del error” lo pueden encontrar en:
ADN Cultura (Sitio cultural de LA NACION – Edición del 25-08-2007 – Columna de Fito Paez). Web: www.adncultura.lanacion.com.ar/

** Fotografía: “Una red”, de Francisco Ruiz.

Francisco Ruiz
* Lic. en Psicología
Asociado al Instituto Oscar Masotta – CID Sgo. del Estero
Miembro del Grupo de Estudios Psicoanalíticos de Santiago del Estero
(Revista Parlêtre: Revista de Difusión de Psicoanálisis en la cultura)


6 comentarios:

Claudia dijo...

Me encantó el artículo muy pero muy interesante!
un abrazo

mauricio rey dijo...

Gracias!!!
Un saludo enoorme!!!

Anónimo dijo...

Qué buena que está la página, papá! Le hiciste una lavada de cara, quedó buenísima! Muy buen gusto. Abrazo desde La tierra el obelisco!

mauricio rey dijo...

Saludos a ud cumpa!!!!
Gracias x llegarse!!!

m10!

Lucrecia dijo...

El "error", o la posibilidad de que suceda un error es, además, aquello que hace vivo al acto artístico. El trapecista que puede trastabillar y caer, el actor que puede olvidar su parlamento, el músico que puede equivocarse en una nota...
El error es la particularidad. El defecto que hermosea un rostro. Lo distintivo.
Es intrasmitible. Nadie puede enseñarnos a equivocarnos. Sucede.
El "don" será, entonces, convertir el error en belleza.
Muy bueno el artículo. Saludos.

francisco dijo...

El arte como acontecimiento, creo que va en esa línea. Como algo no programable..., saludos Lucrecia.