miércoles, 1 de abril de 2015

Analogía de espejos

Mi soledad se parece a la de éstos galpones vacíos al costado de la calle. Siempre es de noche, son más de las doce y un silencio me ahoga en éste mar de asfalto. Los barcos con sus luces tintineantes un mensaje me dejan, pero los ignoro, como ignoro el ruido de las palabras en tus oidos. 
Todo lo demás es un sueño pesado, un golpe seco en la cara, un balde de agua fría o el intento de navegar teniendo los pies en la arena arrastrando toneladas de pena y  una tristeza que ninguna vela puede alumbrar.

2 comentarios:

Antonio Cruz dijo...

Una prosa poética excelente.

mauricio gonzález faila dijo...

Mil gracias por leer y comentar Antonio.
¡Saludos!.