miércoles, 25 de abril de 2012

Crónica de una madrugada(2)

El viaje de Juries a Santiago dura tres horas, cabe aclarar(para quien quien quisiera conocer algún detalle) que el chofer de la combi(1) maneja a alta velocidad, sin realizar paradas intermedias, salvo excepciones muy urgentes.
Pero aquella noche, cuando llovia, redujo la velocidad y puso el limpiaparabrisas. En el recorrido, el Gringo Cagnoti le dice al chofer: " Aqui estamos por Malacara.¿Qué no?". "Sí" le responde el chofer.
Llegando a Añatuya, se escucha la propaganda de la radio de la ciudad, la lluvia ha terminado. Se ve el asfalto mojado y las luces que iluminan la ruta.
Me duermo, puedo dormirme ahora, dentro de unas horas estaré en Santiago, volveré a mi lugar, a ser uno más en la maquinaria de ésta provincia.

(1) Combi: Nombre que reciben las camionetas que realizan viajes de larga distancia desde Santiago hacia las diferentes ciudades y pueblos de la provincia.

2 comentarios:

María dijo...

Sigo preguntándome si los viajes me llevarán a alguna parte, independientemente de la movilidad geográfica
Los viajes que se hacen para conocer no son, en realidad, viajes. Los buenos, los placenteros son los que se hacen sin pensar que vamos a viajar
Trabeling Boy ...

mauricio rey dijo...

¡Tomo nota María!
Besos hasta tu patria.