jueves, 8 de septiembre de 2011

En éstos dias

Vuelvo en omnibus de La Banda a Santiago escuchando U2, mientras este transporte va entrando en el Puente Carretero, que viene a ser la estructura de una criatura mítica que posando sus patas sobre el rio permite que minúsculos seres vayan de un lugar a otro.
Vos estás del otro lado y te miras en el rio, ves esos poemas-anzuelo para tus peces.Al ritmo de tu agua y de la humedad me acerco; te ries, despues lloramos por lo que pasó, por las luces que evidencian que hay poca gente en la calle.Llorar aumenta el caudal del rio, o al menos eso creo.
MUJER!!!! Las ciudades que habitamos son el reflejo de ideas sobre cómo distribuir el espacio o cómo aprovechar los recursos.Somos un poco de ellas, sus costumbres, sus modos de ver y encarar la vida.Somos el asfalto, las calles de tierra, el barro, las tardes alegres y agónicas.
Somos eso y la busqueda útil e innecesaria de estar juntos y separados(en buena parte por nuestros prejuicios), de recitar poemas que despues ni recordarás y tu dulzura y tu sabiduria que al instante creeré pura basura.

4 comentarios:

María dijo...

El Venidor Invisible anda entre la tiniebla muda; mi corazón está temblando
... todas las canciones se callan, el rito va a cumplirse bajo la estrella vespertina
Saluditos.

anye dijo...

que lindo lo que escribió cumpa!!!

un abrazo grande

mucha luz!!!

mauricio rey dijo...

Gracias Maria! Besos!

mauricio rey dijo...

Muuucha luz compañera!!!!